El crossfit es una modalidad deportiva que mezcla entrenamiento funcional, acondicionamiento físico, tonificación muscular y un alto gasto energético. La práctica de esta actividad surgió en Estados Unidos en el año 2000, y en los últimos años ha tomado gran popularidad.

¡No te dejes engañar! te dejamos una lista con 7 principales afirmaciones falsas sobre la práctica del crossfit.

¡Conoce los mitos sobre crossfit y comienza a practicarlo hoy mismo!

1. En el crossfit, el riesgo de lesión es mayor

Probablemente has escuchado o leído en alguna parte que el crossfit provoca más lesiones que otros deportes, ¿no es así? Sin embargo, se trata de un mito, ya que el riesgo de lesionarse durante una clase es el mismo que en cualquier otra actividad, sobre todo cuando se practica sin orientación profesional.

Una de las posibles causas de lesiones es cuando el alumno excede sus límites. A pesar de ser un deporte que estimula que tus propias barreras y limitaciones se rompan, la evolución en las clases necesita ser progresiva. Si llegas queriendo levantar 50 kilos y la próxima semana doblar el valor, es obvio que eso traerá riesgos para tus articulaciones.

Es importante destacar que el crossfit es un óptimo aliado en el tratamiento de las propias lesiones, acompañados por un profesional adecuado, los ejercicios articulares o de fortalecimiento ayudan en la recuperación de las áreas debilitadas.

2. El deporte está dirigido a atletas de alto rendimiento

Esta es una afirmación muy común entre los mitos sobre crossfit, pues muchas personas creen que para iniciar en el crossfit es necesario tener buena condición física y estar “en forma”.

Sin embargo, estamos hablando de un deporte totalmente adaptable, que tiene como base ejercicios que se asemejan a los movimientos naturales del cuerpo humano, como agacharse, estirar las manos o levantar peso. Por esta razón, niños, jóvenes, personas con necesidades especiales y personas de la tercera edad pueden practicarlo, con orientación y realizando los ejercicios con la intensidad adecuada.

Además, en una clase de crossfit es común tener atletas de diferentes niveles de entrenamiento, y corresponde al profesor aclarar que todos deben hacer el ejercicio de acuerdo a su capacidad. Con esfuerzo y entrenamientos diarios es posible evolucionar.

3. El crossfit es igual al entrenamiento militar

Podemos decir que ese mito fue creado por los medios en general al compartir imágenes que retratan el crossfit sólo en ejercicios que involucran neumáticos, cuerdas o cajas. A pesar de que estos ejercicios se aplican en los boxes, en momentos oportunos, la planificación de las clases en esta modalidad engloba diversos aspectos.

Hay clases que se centran en la fuerza, otras se enfocan en la mejora del sistema cardiorrespiratorio, con el uso de equipos que pueden asemejarse a un entrenamiento militar.

4. Es competitivo

El crossfit posee diversos momentos de competición en que hay disputas individuales o por equipos, tanto dentro del box como en eventos que llegan a ser nacionales. Sin embargo, decir que se trata de un deporte únicamente orientado a la competición es un mito.

Es todo lo contrario: a pesar de que los campeonatos estimulan la competitividad en alguna medida, lo que más se ve en una clase de crossfit es la cooperación y, sobre todo, el respeto. En el día a día de los centros de entrenamiento es posible percibir también un ambiente amigable y colaborativo, en el que el objetivo común es que cada uno supere sus propias limitaciones.

En general, existen centros de preparación específicos para la competición, por lo que en tus entrenamientos nadie te obligará a superar tus límites contra tu voluntad.

5. Las mujeres que realizan esta actividad son muy musculosas

La ganancia muscular involucra diversos factores que van desde el  entrenamiento intenso, factores genéticos y dieta equilibrada. Entonces, si las mujeres practican crossfit moderadamente, pueden adelgazar, perder grasa y tener ganancia de masa magra, pero no estarán musculosas ni “grandes”, ya que el objetivo del deporte no es la hipertrofia.

Las atletas profesionales de esta modalidad presentan un cuerpo musculoso como consecuencia del alto nivel de preparación, dieta equilibrada y un largo período de entrenamiento. En ese sentido, a menos que se combine la práctica con ejercicios de pesas, el cuerpo va a tener una ganancia de masa moderada, otorgando un porte atlético no necesariamente musculoso. De la misma forma, difícilmente habrá pérdida intensa de peso sin una dieta alineada con los objetivos.

6. Quien tiene problemas de columna no puede practicarlo

Este también es un mito, pues como vimos, el crossfit es adaptable a tus límites. La idea es que quien tiene problemas en la columna pueda realizar ejercicios que no fuercen tanto la lumbar y que mejoren la postura.

En algunos casos, lo recomendado es estar acompañado de un fisioterapeuta que pueda guiar los movimientos de los alumnos, previniendo nuevas lesiones.

7. El crossfit es caro

El crossfit es una actividad diferente a las ofrecidas en gimnasios convencionales, y por eso puede tener un costo más elevado. Pero,  ya puedes encontrar  diversos centros de actividad física que imparten esta actividad y, a menudo con costos similares al de un gimnasio común.

Con Gympass, puedes practicar Crossfit en diferentes gimnasios con precios accesibles. Además, con un solo plan puedes experimentar más de 350 actividades, sin costos por inscripción ni cancelación.

¿has creído en algunos de estos mitos sobre crossfit? En general, el crossfit presenta una serie de puntos positivos y puede ser una buena alternativa si buscas una actividad física llena de motivación, que te ayude a superar tus límites y hacer nuevos amigos.