Decidir nuestra alimentación debe ser parte importante de nuestra rutina ¿No es verdad que cuando estas hambriento te pones irritable y con dolor de cabeza?  ¿o que después de una comida muy abundante te sientes somnoliento, pesado, incluso con dificultad para pensar y articular una plática ágilmente?

Nuestro organismo necesita de las propiedades de los alimentos para evitar consecuencias en el presente y en el futuro, la comida es nuestro motor. Tan solo en estado de reposo, el cerebro requiere de casi el 30% de la energía que gastamos al día; así que dime qué comes y te diré como te comportas.

La importancia de la alimentación

La importancia de elegir nuestra alimentación afecta desde que estamos en el vientre de mamá, de hecho, los primeros dos años de vida nuestro cerebro básicamente duplica su tamaño por nuestra alimentación; para los 10 años de edad las conexiones neuronales llegan incluso a superar las de un adulto.

De adultos decidimos saltarnos el desayuno por falta de tiempo, pero desayunar o no desayunar se puede volver un tema fundamental a la hora de analizar la habilidad y rapidez para resolver problemas en nuestro trabajo, la motivación para realizar actividades físicas por la tarde, incluso nuestra capacidad para relajarnos y descansar son funciones determinadas por señales en el cerebro que requieren estar bien nutridas.

El estrés y la falta de sueño pueden multiplicar la necesidad de ciertos nutrimentos.

Estudios demuestran que la combinación de pobreza nutricional con estrés emocional y hábitos como fumar o falta de ejercicio, propician mayor incidencia de desordenes de conducta como violencia, hiperactividad, depresión, migrañas, ansiedad o pérdida de la memoria. Por ello, las modificaciones positivas que hagamos a la alimentación diaria en la familia podrán mejorar tanto la actividad cerebral como el comportamiento y desarrollo social de una persona.

Recomendación para mejorar tu alimentación

Recuerda incluir frutas, verduras y un balance en la ingesta de carne semanal, además, no olvides que el desayuno es la comida más importante del día para nuestro organismo. Tratemos que lo primero que elijamos comer sea natural y saludable. Notarás las mejoras inmediatas.

Consumir té verde sin azúcar por la mañana nos ayuda a eliminar las toxinas de nuestro organismo, un cóctel de fruta acompañado de una rica granola nos puede dar esa energía positiva que necesita nuestro cuerpo para despertar.

¡Ánimo! Nunca es tarde para empezar.

Datos del especialista:

Mayra Flores

Nutrióloga

Ced. Prof. 3218873